FRIO GUAJOLOTE

Standard

Frío Guajolote

Frío Guajolote un escrito del 2007

Así quiero empezar esta historia, que es real y es
verdad porque aparte de escribirla yo, soy quien es el
personaje principal.

Frío Guajolote es una pésima traducción del inglés
(cold turkey) al español. Esta quiere decir que en
frío has hecho decisión, acción o cualquier cosa. El
otro título que tenía en mente era “el aventarse como
el Borras,” pero quiero utilizar al ave esta, como mi
título.

Al medio grano porque tengo cosas que contarles. Hace
ya un tiempo que me retiré del medio del atletismo
competitivo. Tuve mis altas y mis bajas, buenas y
muchas malas, pero siempre ahí. Hace dos años que
corrí por última vez en una carrera en Central Park en
Nueva York, y desde aquel entonces, no siquiera la
intención de volverme activo de nuevo.

He escrito mucho desde aquella vez de los momentos
grandes que he vivido en esta ciudad tan polifacética
y llena de vida. He cubierto 3 maratones de NYC, dos
de Boston e incontables carreras urbanas, de pista
techada y al aire libre.

Veinte kilos de mas de mi peso ideal como persona
normal sana y mas de treinta de competencia DESPUÉS,
me encontré con este dicho hace una semana, “Frío
Guajolote.”
He invertido meses, dinero y no mucho esfuerzo para
lograr esta panza que traigo, pero la panza no lo es
tanto. Esta se puede disimular un poco, pero la
papada, la papada, no.

Me acordé de Paco Stanley cuando cantaba, “dos kilos
de papada no es papada,” y me dije, “tres kilos de
papada no es papada.”

Así que dije de nuevo, “cuatro kilos de papa…” Volví
a repetir que íbamos a ver que pasaba en una carrera
en Central Park, sin haber entrenado nada desde hace
mas de 24 meses. Vamos a hacer esto en “Frío
Guajolote.”

Y así fue.

Hoy domingo 22 de abril, después de años sin estar
activo bien, aparte de comparar mis años como atleta,
ver los resultados de gente con la que competí en
épocas pasadas triunfando y el cubrir el maratón de
Boston con Madaí (pequeña mujer mas que impresionante)
me volví a hablar a mi mismo y me dije “Frío
Guajolote.”

La carrera solo fue de 4 millas, aproximadamente 6
kilómetros y medio con mis casi 110 kilos y mis 190cm
de altura contando solo con mis caminatas con mi perro
de no mas de 2 kilómetros diarios.

La carrera la organizó el NYRR en conjunto con el
Central Park y Adidas, así que llamó mucho la
atención. La semana pasada en toda la región noroeste
de los Estados Unidos nos cayó tremenda tormenta, pero
esta semana parece que Tlaloc no vino de vacaciones
por estos lados.

Dieron las diez de la mañana a la altura de la calle
68. Unos 8000 corredores tomamos la salida. Hace
mucho tiempo que no sentía ese cosquilleo en la panza
antes de una competencia. Hasta yo me burlé de mi
mismo porque no tenía que ser de esa manera. Ahora
estaba en la posición de disfrutar una carrera, sin
tiempos, sin lugares, sin importar si llegaba en
primero, o último. Bueno si había presión, era el
terminarla aunque fuera gateando, pero iba a cruzar
esa meta 6.5km en lo que fuera.

Pus, que me posiciono en los participantes que creían
que iban a correr (jajajaja, perdón) trotar a 10
minutos las millas. Eso equivale a mas a menos 6
minutos el kilómetro. Y que dicen, en sus marcas y yo
con mi cámara. Dije que iba a tratar de documentar mi
calvario, en otras palabras, mi Frío Guajolote.

“A lo que te truje chencha,” me tomó cerca de 5
minutos pasar por la línea de salida; hay muchos de
ustedes que no conocen mi historia, pero esto nunca me
había pasado, y seguramente van a decir, “¿quién es
este hijo de vecino?” Pero no importa, si ya llegaron
hasta aquí leyendo, es por que están muy entretenidos.

Pasé por la línea de salida 5.13minutos desde que los
primeros lugares salieron. Esta trotando al lado de
una señora que traía unos audífonos, mallas, y un
sueter amarrado a la cintura. No hay nada de malo con
eso, hasta gusto me dio recibir este mensaje de
humildad de esta señora que estaba lista a conquistar
este reto de terminar una carrera.

El río de gente llenaba el circuito interno del
Central Park de la gran manzana. Seguía mi trote y
con mi número 6610 cruzaba a una velocidad que ni
siquiera el radar captaba de tan lento que iba. Esa
inversión hacia la panza no va muy en correlación
directa a la velocidad y ritmo de una carrera
pedestre.

Del lado derecho se podía apreciar el Museo de Arte
Moderno y del lado izquierdo una mini presa.

Mis piernas me empezaban a doler ya que este tramo era
de subida, ya había pasado por lo menos a 300
personas, creo que eran turistas del lado derecho.
Del lado izquierdo ya había pasado a mas de 500.

Ya casi llegando a la segunda milla, un tipo me
alcanzó y me dijo que si me sacaba la foto, ya que me
había observado casi los 3 kilómetros anteriores.
“Mama mía” que gran error, se fue con mi cámara…. No,
no es verdad, el cuate este me tomó una foto pasando
enfrente de la marca de la milla dos; me iba muriendo;
calculé en ese momento en cuanto la había corrido con
la conclusión en mi cabeza de … “memo si no te salen
los números cuando no estás cansado, se me hace que
corriste cerca de 3 minutos esta milla… y mi cabeza
volvió a jugarme ese juego, jajajaja, te pasas, tres
minutos para las 4 de la tarde serán. Pero ese es
otro tema.”

Esa era la vuelta de regreso, pero ahora por el otro
lado. Nos llegó una bajada de cómo 400 metros en los
que utilicé mi gran zancada para remontar posiciones,
para luego solo aguantar la subida de nuevo.

El clima, ni siquiera me acuerdo, era agradable creo.

Seguía pasando a gente, participantes, a dos
adolescente que no pasaban de los 13 años que traía
unos zapatos de rueditas. Otros mas interesantes
corredores, trotadores y entusiastas de este bonito
deporte.

A estas alturas ya me siento del otro lado. No me he
parado ninguna vez, y que pasó el letrero de la milla
número tres, y que bajo el ritmo. “Por el amor de
Dios,” me dije; era de subida otra vez; me esperé
hasta la bajada para agarrar vuelo para los últimos
metros.

Ya tenía bien estudiado el recorrido, cuando viera de
cerca el Museo de Historia Natural, era hora de la
verdad. Era hora de empezar a cerrar. Que plan tan
malo. Me dolía ya las amalgamas, las cejas, las uñas,
hasta mi cámara, que no es parte de mi cuerpo, me
dolía.

No podía parar, el Frío Guajolote, tenía que llegar a
la meta, fuera como fuera.

A unos pasos de donde mataron a Lennon era vuelta a la
izquierda, no a la derecha, bueno para donde todos
iban. Solo unos 150 metros para concluir este reto del
Frío Guajolote.

La meta en compañía de mas de 50 corredores que
terminados en ese bloque. Ya no puedo pensar bien,
camino y ya no es un río, ahora es un mar de
participantes, acompañantes, familiares, y hasta de
perros.

Terminé, cumplí mi cometido. Frío Guajolote.

Terminé en el lugar 2217.

Terminé con ganas de mi cama, pero primero de un baño.

Terminé con ganas de escribir esta historia.

A lo mejor tu también en algún momento de tu vida vas
a poder hacer esto de irte “Frío Guajolote.”

ADVERTENCIA, TEN CUIDADO, UNOS ESTAMOS MAS LOCOS QUE
OTROS. NO ES RECOMENDABLE ESTO PARA TODOS Y MENOS
PARA SEDENTARIOS COMO YO. NO ES UN ANUNCIO
PUBLICITARIO PARA VITAMINAS, SICOLOGOS, DOCTORES,
ENTRENADORES Y MENOS AUN PARA DIRECTIVOS NI PERSONAS
QUE NO HAN VISTO A UN DOCTOR ACERCA DE SUS CONDICIONES
FISICAS. TAMPOCO PARA CHAMACOS DE MENOS DE 18 AÑOS
QUE NO ESTÁN LISTOS PARA ESTE TIPO DE ESFUERZO.

Tenía que escribir esto.

Memo Uribe
¿cómo la ves?
Y estos son con los pies que corro.
Además corre como si te
estuviera persiguiendo el chamuco.
memouribe@…
Nueva York, EU.

Ni Idea II

Standard

Otro proyecto de Vía La Tina i Radio para todos.

Este sustituye a Ni Idea, el cual fueron 49 MDs en cerca de un año de transmición.

Ahora NI IDEA II será un programa todos los martes por la mañana presentando un Disco Compacto el cual no tengo una idea de lo que voy a poner. Estos discos solo tienen la portada, sin nombre ni canciones.

ALERTA… puede contener material no apto para menores y para gente de poco criterio.

niideaII